martes, 27 de marzo de 2012

Experimentos para niños

Con motivo de la reciente aparición de dos niños de seis y siete años en mi familia y su insaciable curiosidad me he decidido a plantearme qué experiencias pueden resultar más atractivas, y tal vez educativas para niños, he aquí mi selección:
  1. Lámpara de lava. He seleccionado esta experiencia como la primera por su gran facilidad para realizar. Solo se necesita agua, aceite, un poco de tinta y una pastilla efervescente, la explicación es muy sencilla, al añadir la pastilla efervescente se desprende gas, que sube a la superficie arrastrando agua coloreada, que a su vez vuelve a bajar. Es muy interesante esta experiencia para introducir conceptos como la densidad a los niños, concepto que se puede volver a trabajar en otras experiencias como el diablillo de Descartes, que sería la siguiente.
  2. El Diablillo de Descartes o Ludión. Otra experiencia tremendamente sencilla que he seleccionado por su gran facilidad para hacer con materiales que todos tenemos en casa, esto es, una botella de plástico y un frasquito de perfume de las muestras que regalan. Esta experiencia permite introducir a los niños en el funcionamiento básico de un submarino. su funcionamiento se basa en la variación de densidad que se produce dentro del frasquito al producir una presión sobre la botella. Esta presión se transmite por todo el agua (principio de Pascal) , comprimiendo el aire que está dentro del frasquito, lo que permite que entre más agua, aumente la densidad del mismo, y por tanto se hunda, al liberar esta presión ascenderá de nuevo.
  3. Introducción a las reacciones químicas. Huevo o hueso en vinagre. Una forma de introducir a los niños en las reacciones químicas y proporcionarles un juguete es meter un huevo en vinagre o un hueso. Al hacer esto la cáscara del huevo, que sería carbonato de calcio, estará reaccionando con el ácido acético del vinagre para dar lugar a acetato de calcio y dióxido de carbono, parte del líquido también atravesará la membrana semipermeable, produciendo un aumento de tamaño.
  4. Carrera de latas. Esta experiencia está relacionada con la introducción a la composición de la materia. Lo que vamos a necesitar es un globo y una lata de refresco vacía. Lo que tendremos que hacer es electrificar el globo frotándolo contra nuestro cabello, de este modo estamos cargándolo de electricidad estática, electricidad estática que inducirá una carga de distinto signo en el bote y de este modo lo atraerá. Podemos explicar a los niños que el globo, el pelo y todas las cosas tienen cargas eléctricas, y si ya entramos en que están compuestos por átomos y demás... pues puede ser que lo entiendan mejor que mucho de mis alumnos de tercero de ESO. Al menos tienen más interés que la mayoría de ellos. Otra experiencia que les resulta muy llamativa es desviar un chorro de agua del grifo usando un peine que ha sido cargado previamente peinándolos un ratito. Esto también se puede hacer con una regla o una hoja de acetato.
  5. Estalagtitas y estalagmitas. Esta experiencia sólo precisa de una solución saturada de sal y hilo de lana. La solución santurada se prepara calentando agua y añadiendo sal y agitando hasta que no se disuelva más, después sólo tenemos que repartir la solución en dos vasos, introducir los extremos del hilito, y a esperar.

He de decir que muchas de estas experiencias están extraidas del gran blog de fqmanuel, y recomiendo una visita a todo aquel que esté interesado en experiencias caseras. En un próxima entrada añadiré más experiencias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada